miércoles, 25 de noviembre de 2015

Caja indiscreta

Para leer escuchando a Raulzito ( Creo que esta no es de Paulo Coelho)






Uno, que básicamente es carpintero, a veces, se encuentra con estas cosas, es decir, muebles, que, (básicamente), es lo que uno hace, descubre o encuentra.


Esta pieza no es nada espectacular, surge de investigaciones con octógonos, figura que me cautiva, y quienes me conocen saben de mi afición por las cajas octogonales.




Entonces decía, una mesa aparece, y uno, que básicamente es poeta, la da vuelta y ve una caja, así... medio rarita, o un contenedor que tanto puede ser octogonal como cuadrado.






Decía que entonces uno, que básicamente es poeta, le pone la otra palabra, la que la completa o le da sentido y surge, como quien no quiere la cosa, otra cosa,  eso que nos representa como seres en constante mutación, essa "metamorfose ambulante".




La otra cosa, o una posible otra cosa  que surge de la mutación es esta “Caja indiscreta” que, si bien mirada, deja ver los agujeritos para espiar.




Y nada más mutante que el papel, desde que es árbol, o semilla, hasta llegar a ese cuadrado que se nos planta en frente y pide a gritos ser. Volar, surcar otros horizontes. 
Ser mera excusa de palabras por decir.






2 comentarios:

SALETA dijo...

Alegría, al constatar que el tiempo no puede contigo.
Grande, Gregorio.
Un abrazo.
Codorníu.

Gregorio Omar Vainberg dijo...

UN abrazo Pepe, seguimos en la lucha, o en la huella, las palabras no nos dejan parar.