viernes, 29 de octubre de 2010

Entredobleces 2





Imposible describir las emociones. uno chorrea por los rincones del cuadrado que somos y nos vamos doblando cintura piernas brazos manos dedos, todo se dobla para poder doblar. Hasta la vida vamos doblando, mas acá o mas allá del tiempo de cada uno. Hemos doblado una página , sin duda, la más importante de todas, hemos hecho la primera convención, y sin duda también, ha sido un éxito, hemos cubierto el continente americano desde sus dos hielos. Rosario ha sido el punto central del cuadrado donde se cruzan estas dos diagonales territoriales. Rosario nos ha brindado días hermosos, a los cuales, por supuesto ni siquiera vimos, solo en el solcito del patio a la hora del almuerzo, pero aun así, todo lo vimos cuadrado, me parece que si alguien nos mirase al salir, a la noche, digo, alguien normal que no tuviese nada que ver con el origami, y nos viese salir deslumbrados cargando mandalas, cajas, papeles, arañas, plisados, papeles, revistas, libros, digo, así, llenos de tanta cosa, se daría cuenta que todos teníamos los ojos cuadrados, y digo esto mientras me enjuago las lagrimas con un papel cuadrado (tisú) en el ómnibus de regreso a Buenos Aires, debe ser por eso que yo no escribo dentro de la emoción. Decía. Que estos ojos cuadrados van a demorar un tiempo en volver a su forma original y a algunos tal vez, digo tal vez, nunca más se nos volverán a normalizar, y quizás, tal vez, no queramos que vuelvan a ser ojos, nunca más.
En la ruta, Buenos Aires, Camino a la Capital, 11 de Octubre de 2010

3 comentarios:

Codorníu dijo...

Qué hermoso, Gregorio. Disfruta uno sólo con ver cómo disfrutas tú. Me alegra que hayas vuelto.

Un saludo.

Rayuela dijo...

soy incapaz de plegar un papel, pero amo el origami, fue por él que una vez llegué hasta aquí, a disfrutar de dobleces y plabras.
y hoy veo y te leo, emocionado y feliz, regresando.
y entonces espero, por la doblez perfecta y la palabra precisa.

un beso*

Megumi dijo...

Hermoso...
Gracias Gregorio por haber venido
Que estés bien