lunes, 24 de agosto de 2009

Sobre cartas y sobres

Sobres siempre me han acompañado en la vida, como a todo el mundo, hace tiempo, cuando no existía Internet, intercambiaba largas cartas con los amigos distantes. Después pasé un tiempo sin comunicación, y retomé esa costumbre a través de E-mails, pero no es lo mismo, ya nunca más fueron largas cartas, sino mensajes, y si bien algo hemos ganado en cuanto a la rapidez, algo mucho mayor se ha perdido con el advenimiento de esta virtualidad en las comunicaciones.

Y escucho a Alejandro del Prado en el “Tanguito de Almendra” para situarme por esos tiempos.


Te acordás cuando escuchábamos Almendra
en el winco reventado de una siesta
era el tiempo en que navajos preceptores

perseguían nuestras nobles cabelleras.


Con Los Beatles dominando mi cabeza
la guitarra me soñaba ser eléctrica,
y una Nucifor total bien psicodélica

nos hacía poderosos en la fiesta.



Y no eran las batidas de una Nucifor las que anunciaban la llegada de las cartas, sino le voz del cartero, que ahora solo se dedica a entregar cuentas para pagar. Que no es lo mismo recibir físicamente una carta, tenerla en la mano, tocarla, y ver la letra, sentir la presencia en el temblor del trazo, en los cambios de tamaño o de la fuerza puesta en la birome. No, definitivamente no es lo mismo que recibir esta cosa impersonal toda parejita en tamaños y fuentes.

Las cartas no son las mismas, y tampoco “nosotros los de entonces ya no somos los mismos” decía Neruda, pero hablando de otra cosa, o no.


Si algo ha cambiado, eso es nosotros
por suerte hermano, después de todo
sobrevivimos a la gran pálida

mata podernos encontrar.



Cartas y reencuentros, pero no es de esto que hablamos por aquí, en estos lugares hablamos de origami, y también podemos hablar de sobres, ya que existe una base que se llama así, “base sobre” o “base blintz”, y que curiosamente no es la baseque genera este sobre.

Todos los que dan cursos de origami se encuentran con una cuestión al momento de preparar los kits de papeles para los participantes del curso, y siempre acaban en una bolsita de plástico, elemento antiorigamistico por excelencia, por lo menos el polietileno, que yo he doblado algunas piezas en PVC; decía, mi solución a este problema o contradicción fue esta:


Un sobre de origami. Y, como en ese curso usaba papeles de dos tamaños, de 15 y de 20 cm. necesitaba dos compartimientos diferentes, entonces hice este sobre que si bien por fuera parece simple, en su interior tiene tres compartimientos con la particularidad que el del medio es en diagonal lo que nos da la ventaja de que los papeles de 15 cm. van apoyados en un vértice, creando asi un visual interesante.


Y si hoy uso el pelo largo es porque puedo.
Huele a tango y rock and roll lo que te cuento.

Cosas raras de este punto del planeta,

nuestra historia es la pregunta más compleja.


El original fue hecho en papel madera, un toque rústico para contraponerlo a la suavidad de los papeles para origami. Haciendolo con un papel de 50 x 50 cm. nos queda un sobre de unos 23 x 23 cm. (que no entra en el scanner).


Te acordás cuando escuchábamos Almendra
en el Winco reventado de una siesta.

Sin pensar que aquellas ondas, su polenta

marcarían la cultura en esta tierra.



Como el modelo terminado tiene tres bolsillos tenemos la posibilidad de colocar también un tercer tamaño de papel, más chico, o rectangular pequeño, para poder ver el cambio de los tres tamaños.




Si algo ha cambiado, eso es nosotros
por suerte hermano, después de todo

sobrevivimos a la gran pálida

mata podernos encontrar.

Sobrevivimos a la gran pálida

hoy quiero verte bailar...



Y es eso mismo, sobrevivviendo y comunicandonos, y, si bien este sobre no sirve para mandar cartas propongo desde aquí la retomada de este viejo y ultra pasado método de comunicación, la vuelta a las cartas, los sobres, y las estampillas, Será que todavía hay quien las coleccione??? y donde será que fueron a parar las estampillas de mi colección?

Dudas para compartir con los amigos, esos que recibían largas cartas, de un tal Gregorio, desde un lugar distante llamado Morro de São Paulo, y para quienes va dedicada esta melancólica entrada. Un abrazo.

13 comentarios:

Codorníu dijo...

Gregorio, gusto leerte; aunque estas letras disten de ser aquellas que la mano dibujaba dejando gran parte de nuestra manera de ser para que otros nos vieran un poco por dentro.

Hermosa nostalgia de los sobres. Y Neruda... sobrevolándonos siempre después de muerto:

"Si algo ha cambiado, eso es nosotros..."

Un saludo, amigo.

Rayuela dijo...

Una amiga blogger mexicana, una vez cada dos meses, me envía una postal en un sobre,esos de verdad, por correo, ese que ya casi no existe.Y es cierto, los dedos se deleitan al tacto del papel.Pero ya no hay estampillas, sino sellos impersonales.
Hermoso sería recibir por correo un sobre de origami!
Hermosa, nostálgica entrada,Gregorio!


(muchacha ojos de papel...no, esa es otra historia.)

Besos!

Anónimo dijo...

Hola Gregorio:
Muy lindo el sobre, con los papeles entrecruzados.
Es cierto, comparto con vos la nostalgia de recibir cartas de amigos por correo, y tarjetas para Navidad. El contacto con el papel...
Saludos,
Monica (de Buenos Aires)

Adryby dijo...

Hola Gregorio, realmente melancolica tu entrada; a veces se hace dificil vivir lejos de la Argentina verdad? Muy bueno tu sobre...y creo que esta en nosotros mismos volver a las cartas de antes... nos generan más espectativas, sorpresas y entre otras cosas nos rec
adryby-ori-eclecticos.blogspot

Adryby dijo...

Hola Gregorio, realmente melancolica tu entrada; a veces se hace dificil vivir lejos de la Argentina verdad? Muy bueno tu sobre...y creo que esta en nosotros mismos volver a las cartas de antes... nos generan más espectativas, sorpresas y entre otras cosas nos recuerda nuestra niñes. Adry

adryby-ori-eclecticos.blogspot

SUSURU dijo...

sabés que le regalé el winco y los discos de pasta a mi hija que los quiere como reliquia. Todavía funciona!!
Ahhh...por suerte cambiamos, somos otros, sobrevivimos en este país, en este mundo caótico nada sencillo.

Me hiciste acordar de la peli: "Despabílate amor", sin duda una fotografía de nuestra juventud del ayer.

Hoy podremos decir que tenemos juventudes acumuladas.

Gracias por visitarme y por los recuerdos.

besos

Daniel Thomás dijo...

Gregorio
gracias por tus felicitaciones..
abrazos
Daniel Thomás

Patrícia C. dijo...

Hola, Gregorio

Gracias por visitarme!

Queria dizer que aproveitei a sua sugestão. Dobrei um corvo para falar um pouquinho do poema do Poe - The Raven.

Abrazos

PIZARR dijo...

Gregorio, que gozada esta entrada tuya de hoy.

Sabes que siempre me encantan tus propuestas de Origami...

Pero es que hoy... ! Que decirte de esta loa a las cartas que tanto me gustan!

¿que es el winco? ¿acaso el tocadiscos?

Todavía recibo hoy alguna que otra carta de esas escritas a mano, desde algún lugar del mundo por el que alguien viaja... y me encanta cuando eso ocurre.

Lo demás, lo diario, es el correo por Internet... que efectivamente es inmediato... pero... le falta el alma a ese correo. Hay que poner a veces mucha imaginación añadida para evocar ese otro correo de sobres y papeles elegidos, de adornitos adecuados a cada texto o persona.

Tengo una caja ( el kit de correo ) llena aún de sobres, papeles, flores secas adhesivas, dibujitos, letras de colores...

Un abrazo Gregorio ... ME HA ENCANTADO

dana dijo...

link exchange?

Liliana dijo...

oye Gregorio, jajajajajaja tengo la sospecha que esa de quien habla Rayuela SOY YO!!!!!!!!!!!!!!!
jajajajajajajajajajaa pregúntale, veras, a ver qué te dice! jejejeejje

=)))

qué bonito sobre! me ha encantado!
=)))

Liliana dijo...

no estoy segura de ser yo!!!!!!!!!

jajajajajaja es que sólo le he enviado dos...... o sí?

jejejejeje =))))

JosefaMarques dijo...

Oi Gregorio
Adorei a solução pra colocar os papeis para o curso de origami.
Voce pode me enviar o diagrama. Meu e-mail é josefamaria.marques@gmail.com
Abraços